El casino de la bolsa

En un post anterior ya habíamos mencionado algunas similitudes entre las apuestas financieras y las apuestas de casino, por su alto contenido de riesgo e impredecibilidad. Y aunque sea preocupante que algo tan importante para las vidas de tantas familias, personas y cheap jerseys países pueda ser comparado a los juegos de azar, consideramos importante hablar de esos temas y aportar nuestro granito de arena para que las personas en general y sobretodo las autoridades le den la importancia que cheap jerseys China se merece.

En primer lugar, hay que tener en mente de que la economía real ya es impredecible de por sí, y esto naturalmente se refleja en los movimientos de los mercados de valores. Y projekt todos los inversores saben – o deberían saber – que ese riesgo es parte del negocio, y cuanto más rentable una apuesta, más arriesgada es. El problema empieza cuando algunas personas usan de este instrumento no sólo por el dinero que supone, pero por el simple placer de apostar. Si observamos el perfil de muchos de los brokers que trabajan en los parques más wholesale mlb jerseys conocidos, veremos que tienen una gran pasión por el riesgo y una necesidad de gratificación inmediata, como pasa con Baseball muchos jugadores. Existen diferentes perfiles frente al riesgo, desde los más moderados hasta los que se arriesgan todo por el gusto de arriesgar.

En algunos mercados hay cheap personas que disponen de información privilegiada y capital suficiente para cambiar los resultados financieros.

Por lo tanto, es importante que pienses en tus motivaciones personales a la hora de emprender apuestas financieras. Si tu motivo es la inversión, como un fin en si misma, o simplemente buscar una forma alternativa de ganar dinero.

Pero si lo que quieres es sentir el riesgo, es muy importante que conozcas las leyes del país adonde inviertes y sepas qué puedes hacer y hasta donde puedes llegar.

Nunca confíes en promesas demasiado buenas para ser verdad. Evalúa siempre adonde, cuando y como inviertes tu dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *